19th Ave New York, NY 95822, USA

Rastreando a la OMS – El Tratado de Pandemias

 

El pistoletazo de salida para este supuesto Tratado de Pandemias se dio del 5 al 7 de diciembre del 2022, durante una reunión del INB (Comité Intergubernamental de Negociación). Entre pitos y flautas se prevé su presentación definitiva para aprobación en la 77 Asamblea Mundial de la Salud, fijada para el 24 de Mayo de 2024. El Tratado  será legalmente vinculante para los países firmantes. Los países no firmantes deberán salirse de la organización. Es obvio que esta iniciativa no solo significa un ataque directo de la OMS a las soberanías de los 190 Estados Miembro, a la autonomía personal, derechos y libertades de los ciudadanos, sino también y muy particularmente supone un plan de negocios para el Complejo Industrial Farmacéutico que dictará al Presidente General, Tedros, la declaración de emergencias sanitarias internacionales a la carta. La declaración de pandemias por la OMS será ampliada a cualquier tipo de enfermedades, podría declarar pandemias de infartos, de tuberculosis, de cáncer, etc., e imponer el tratamiento que estime conveniente. No olvidemos que el Plan de inoculación de la OMS 2020-2030 prevé 500 “vacunas”. Lo que supondría una vacuna semanal durante una década. O un “tratamiento” mensual de 4 inyecciones, todo ello experimental.

Nos quedan cuatro meses -unicamente para impedir la aprobación del Reglamento Sanitario Internacional, que equivaldría a tener un tratado firmado con 16 meses de antelación visto que implica las mismas consecuencias vinculantes y el mismo robo de soberanía. Y tenemos 16 meses para impedir que se apruebe el Tratado de Pandemias. La aprobación de estos instrumentos dejaría obsoleta la Constitución Española y la Ley de Autonomía del Paciente, que nos protege de la obligatoriedad de vacunas y tratamientos forzados. En nombre de la bioseguridad y de cuidados de salud nos impondrían una dictadura sanitaria sin remisión. Si un país se negara a acatar la obligatoriedad de una inyección por oposición frontal de la población, la OMS podrá incluso enviar al ejército de otro país cercano a forzar el cumplimiento. Esto supondría nada menos que una declaración de guerra que tenemos la obligación de PARAR AQUÍ Y AHORA, oponiéndonos a la aprobación de estas herramientas totalitarias de forma masiva en la calle. No hay opción posible, ESPAÑA DEBE SALIRSE DE LA OMS si valora la salud de sus nacionales. Y centrarse en la reconstrucción de un sistema sanitario alternativo, que realmente esté al servicio de la sanación de los españoles y no de los intereses de las corporaciones farmacéuticas. La salud de los españoles no puede estar determinada por los intereses de la industria farmacéutica.

Adjuntamos en este escrito, el documento elaborado por James Roguski, en el que ofrece 100 RAZONES para salirse de la OMS. Este activista infatigable es un ejemplo para todos de lucha y persistencia, porque sabe muy bien que es infinitamente mejor prevenir que curar.

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.