19th Ave New York, NY 95822, USA

“Rastreando a la OMS”

El 31 de mayo de 2022 escribíamos un artículo titulado “La OMS derrotada (por ahora)” – que no podía ocultar la satisfacción de la sociedad civil internacional movilizada en torno a la iniciativa del activista americano James Roguski, entre otros, para poner fin al robo de la soberanía de las naciones por la Organización Mundial de la Salud en la 75 Asamblea Mundial. Ese robo convertiría a la OMS en la autoridad mundial de facto para la consecución de un gobierno mundial, largamente perseguido por Naciones Unidas, en nombre de la bioseguridad de toda la biota terrestre, vinculada a cuestiones de seguridad nacional, bajo el paraguas de “UNA SALUD”. Este robo está planificado en dos fases paralelas: (1) Un Tratado de Pandemias que deberá elaborarse aún, vinculante para todas las naciones firmantes; y (2) la reforma del Reglamento Sanitario Internacional aprobado en 2005 y puesto en vigor en 2007. En la práctica ambos persiguen lo mismo: la sumisión total de los países a los dictados de un organismo privado demostradamente corrupto. – Privado porque la OMS está en manos de la poderosa industria farmacéutica que paga el 80% de su presupuesto-. De estas dos herramientas, la más destructiva es el Reglamento Sanitario Internacional porque ya se conoce su alcance.

No olvidemos que esta es la normativa que se aplicó para encerrar en sus casas a todos los habitantes del planeta bajo la supuesta crisis sanitaria por SARS COV2 (COVID19) en marzo de 2020 y paralizar la economía mundial, causando con ello la destrucción de la clase media, la pérdida de trabajos, el aumento de muertes por hambruna, por desatención médica, por suicidios, y desesperanza. No olvidemos tampoco que fue en esta crisis sanitaria por diseño cuando se operó la mayor transferencia de riqueza de los pobres a los ricos en toda la historia de la humanidad (para eso se planifican la crisis). ¡Un nuevo millonario cada 30 horas! Mientras, en las colas del hambre había gente que comía una vez cada 24 horas. Y sobre todo NO OLVIDEMOS, que han sido TODOS nuestros políticos quienes han aprobado este Reglamento totalitario que permitió asesinar a nuestros mayores, destruir la vida de nuestros jóvenes y niños, y descomponer las familias españolas. Por eso TODOS los partidos políticos estuvieron unidos en la proclamación del Estado de Alarma con sus infinitas prórrogas, en el robo a mano armada de nuestras libertades, en el ultraje a la dignidad de las personas, y en la no investigación de los hechos. Los hubo además quienes presentaron denuncia porque las medidas aprobadas habían sido muy suaves… (VOX)

¿Si todo este daño se pudo hacer con el RSI actual, qué se persigue con su reforma? Lo cierto es que esa reforma no persigue la prohibición de los excesos totalitarios por los gobiernos pues ninguna emergencia justifica la violación de los derechos humanos. El problema radica en que el actual RSI prevé que cualquier Estado pueda oponerse a seguir las “recomendaciones” de la OMS, y se quiere cerrar esta posibilidad. La satisfacción de la sociedad civil en mayo de 2022 provenía del hecho que tras haberse celebrado la ronda de contactos para comprobar que se podían aprobar las enmiendas por unanimidad, el representante de Bostwana, en nombre de 47 países africanos, rompió toda esperanza de unanimidad oponiéndose a aprobarlas porque no respetaban los tiempos de los trámites. Les siguieron entre una larga lista, Brasil, Rusia, China e India. Éramos conscientes de que esto era un juego de poder y que este órdago no duraría en el tiempo, pero fue bonito mientras duró. El 31 de mayo escribíamos: sabemos que ésta es una victoria temporal frente a las agendas globalistas y nos prepararemos para la siguiente batalla siendo más numerosos y mejor organizados, porque si algo hemos aprendido en estos años es que el mal nunca duerme y que volverán a la carga con otros nombres y otros envoltorios para conseguir sus objetivos.

Y volvieron. El 13 de diciembre de 2022 Biden organizó una Cumbre de Líderes U.S. Africa en la que los países africanos fueron agasajados por el anfitrión con un generoso “donativo” de 55.000 millones de dólares de los impuestos de los ciudadanos americanos para su “desarrollo sanitario”. En la práctica eso quiere decir que si en la era del COVID19 África salió indemne sin muertes y sin vacunas, haciendo al mundo reflexionar, en las próximas plandemias no se volverá a repetir ese milagro.

En consecuencia, “el Comité de Revisión del Reglamento Sanitario Internacional (CIRH) de la Organización Mundial de la Salud se reunió en secreto desde el lunes 9 al 13 de enero de 2023. En principio dicho Comité debe trabajar las enmiendas propuestas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) pero no se sabe nada de sus deliberaciones. Estaremos al tanto.

 

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.