19th Ave New York, NY 95822, USA

La “Nazificación” de los Estados

LA “NAZIFICACIÓN” DE LOS ESTADOS

Si se dice una mentira lo suficientemente grande y se la repite, la gente llegará a creerla. La mentira se mantendrá en tanto en cuanto el Estado impida que la gente vea las consecuencias políticas, económicas y/o militares de esa mentira. Por lo tanto, para el Estado es de vital importancia utilizar todo su poder para reprimir la disidencia, ya que la verdad es el enemigo mortal de la mentira y en consecuencia, por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado. (Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del Reich, 1933-1945).

 

La declaración de los estados de emergencia son una expresión enfermiza de la psicopatía del poder, la excusa política para esclavizar, controlar y someter a la población por medio de una mentira bien planificada. Esto lo sabemos porque ya hemos pasado por ahí. El 27 de febrero de 2021 hizo ochenta y ocho años que el Nazismo inició oficialmente su camino de destrucción y expansión ideológica en Europa. Ese hecho, que marcaría para siempre las vidas de quienes lo vivieron, empezó con la declaración de un estado de emergencia.1 Los niños que sobrevivieron a ese horror y que a pesar de todo construyeron de adultos una sociedad de derechos para sus descendientes, irónicamente, murieron ancianos y abandonados a su suerte por esa sociedad con la declaración de otro estado de emergencia, en una Europa totalitaria y vergonzante que se niega a aprender de su historia. Por segunda vez en ochenta y ocho años se vuelve a vivir el horror de la tiranía Nazi disfrazada de crisis sanitaria, en nombre de un supuesto nuevo virus (Sars-Cov2) cuyo índice promedio de supervivencia es de ¡99,97%!

 

Hoy como ayer la propaganda se impone a la reflexión, el Estado de Derecho desaparece bajo el poder fascista de las grandes corporaciones farmacéuticas y con él nuestras libertades, la ciencia la dicta la geopolítica, el bien común lo determina el crimen organizado, los hechos dejan de tener relevancia, la razón y la verdad quedan proscritas, los críticos son silenciados, los disidentes encarcelados, y nuestros niños, las víctimas favoritas de los psicópatas, son sacrificados desde la cuna o antes incluso de haber nacido, con una inyección génica letal disfrazada deliberadamente de vacuna. Los esbirros de los nuevos “Herodes” globales cambiaron la daga por la jeringuilla. En palabras del Dr. Zelenko (rabino) la única razón para inyectar a los niños es porque uno cree en el sacrificio de los niños.

 

La solución final a esta crisis”, afirma el eugenista y fabricante de vacunas, Bill Gates, (sin  cualificación médica alguna), es la vacunación forzosa de los 7.000 millones de seres que pueblan la tierra” con un compuesto desconocido, nunca antes probado, que no protege frente al virus, que no inmuniza, que no impide la transmisión, que mata o incapacita a seis personas sanas, para salvar a una2, que viola la ciencia médica, el derecho internacional y el principio de precaución. Y si esto por si solo demuestra que el objetivo de esta inyección no es el de proteger debiéramos preguntarnos cuál es en realidad. Casualmente “la solución final” fue el nombre en clave que Hitler utilizó para referirse al exterminio de los judíos. 3

 

Esta dimensión global del genocidio Nazi es nueva en la historia de la humanidad. A estas alturas es ya imposible negar que esto forma parte de un viejo plan de reducción de la población, que los Estados del mundo participan de este genocidio y que le han declarado la guerra a sus propios ciudadanos. Este viejo plan totalitario trata de la centralización del poder en un gobierno mundial para el control total de los recursos, incluidos los humanos. Las élites psicópatas que dirigen el mundo decidieron que este era el momento tecnológico para imponer este plan porque controlan ya toda nuestra existencia. La única esperanza en este horizonte oscuro es que el tiempo juega a favor nuestro. Cada vez  disponemos de más datos que nos permiten rebelarnos ante esta gran mentira y los planes que la alimentan.

 

Las patentes sobre los coronavirus y su manipulación en laboratorio para causar más daño a los humanos datan de 1998. Y desde el año 2002 se han registrado ¡más de 5.000! sobre el genoma, vacunas y detección de coronavirus.4 Nos han mentido desde el inicio. No hay nada nuevo en este virus. Por otro lado, el Sars-Cov2 que dicen causa el síndrome Covid-19 nunca ha sido aislado en persona alguna y cada vez son más las instituciones que admiten no tenerlo aislado. – El Ministerio de Sanidad en España lo hizo el pasado 8 de septiembre -. Sin embargo se utilizan herramientas fraudulentas (PCR) para diagnosticar la infección en el cuerpo de la gente; y usar los resultados manipulados para infligir en la sociedad la tortura del encierro y la destrucción de la economía con el correspondiente impacto de muertes por hambruna y desesperanza. Pero esas no cuentan. Ahora se discrimina también a los muertos. Solo cuentan las muertes de Covid, reales o ficticias, porque son las que generan “beneficios” grotescos en este montaje macabro; que se lo digan a los hospitales.

 

En resumen, se ha estado investigando durante décadas con nuestros impuestos la manera de planificar nuestra extinción mediante un arma biológica que resultaría siendo, no tanto el virus, como la inyección génica mal llamada vacuna. De ahí que esta inyección se imponga por todos los medios y a toda costa. El último escalón en esta guerra biológica genocida, que exime a los responsables por contrato y por decreto, podría verse simbolizado por el asedio de Numancia. La muerte por inanición de aquéllos que no se someten, viene precedida aquí por un “pasaporte de vacunación” no tanto como prueba de “buenos y obedientes ciudadanos” sino como prueba implícita e ignominiosa de haberse sometido al tirano.

 

En países tan distintos como Italia, Estados Unidos, Canadá, Australia, el Reino Unido, o Francia, el totalitarismo Nazi se exhibe negando el derecho al trabajo y el derecho a comprar comida a cuantos no consienten en el plan. Este es el paraíso “progresista” que los globalistas han diseñado para la humanidad mientras nos alienaban de nosotros mismos con artilugios tecnológicos y medios de comunicación corruptos. La opción en este paraíso parece ser entre morir de pie o morir arrodillados. Pero esta no es una opción para los seres libres que somos. La única opción posible e inmediata es la del rescate de nuestra propia libertad: la rebelión inteligente, la rendición de cuentas de todos los implicados en este plan, empezando por los estados y sus cómplices, y la abolición de todas las instituciones activas y pasivas en el exterminio de la humanidad. El diseño del nuevo mundo que nos merecemos lo haremos en adelante nosotros porque tenemos el poder del número y la capacidad para ello. Y ese será un mundo donde quepamos todos y donde las mayores utopías para mejorarlo se hagan realidad.

Referencias

  1. Tras el nombramiento de Hitler como canciller del gobierno alemán en enero de 1933, por el presidente Paul von Hindenburg, este aceptó la petición de disolver el Reichstag, fijándose elecciones para el 5 de marzo de 1933. El 27 de febrero ocurrió el Incendio del Reichstag -posiblemente bajo órdenes de Hitler. Al día siguiente Hitler declaró el estado de emergencia y demandó que Hindenburg firmara el Decreto del Incendio del Reichstag, aboliendo la mayoría de las disposiciones de derechos fundamentales de la constitución de 1919 de la República de Weimar. https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/the-Nazi-terror-begins?series=47

 

  1. Steve Skisch Director Ejecutivo de Tratamiento Temprano de Covid 19, acusa a la FDA y al CDC de manipular las cifras y pide que se ponga fin a la “vacunación” porque se está matando a 6 personas para salvar una. Steve Skisch ha ofrecido un millón de dólares a quien demuestre que sus argumentos sobre las muertes de COVID-19 son erróneos. La FDA y el CDC se han negado a entablar un debate con él. https://www.skirsch.com/covid/Killed.pdf

 

  1. Hitler La Solución Final, o el plan para exterminar a los judíos. https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/the-final-solution?parent=es%2F11112

 

  1. David Martin, Doctor, abogado, inventor, empresario tecnológico y experto en el monitoreo de armas químicas y bacteriológicas. Autor de The Fauci/COVID-19 Dossier by David E. Martin (PDF)

 

 

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.