19th Ave New York, NY 95822, USA

EL ROBO DEL SIGLO

ASÍ NOS ROBARÁ LA OMS NUESTRA SOBERANÍA MÉDICA EN LAS PRÓXIMAS HORAS
¡SIGAMOS BATALLANDO POR EL PRESENTE Y POR EL FUTURO!

El “Cartel de la Salud” en la 75 Asamblea Mundial, para hacerse con el control de la gestión de la “bioseguridad” y por lo tanto de la Sanidad Pública Global, ha planteado su batalla en dos asaltos. El primer asalto está enfocado a la reforma del Reglamento Sanitario Internacional. Estas enmiendas están orientadas a despojar la soberanía de los países miembros, dándole a la OMS un poder ilimitado para anular las libertades médicas y civiles. Si estas enmiendas se aprueban, el resultado será vinculante para los Estados que las hayan aprobado a partir de noviembre de 2022.

Casualmente la OMS quiere enmendar 13 artículos (5, 6, 9, 10, 11, 12, 13, 15, 18, 48, 49, 53 and 59), relacionados con (1) el aumento de la vigilancia (Artículo 5): la OMS desarrollará criterios de alerta temprana para evaluar el riesgo de un Estado miembro, esto es, puede utilizar el tipo de modelaciones, simulaciones, y predicciones que exageraron el riesgo hace dos años; (2) reducción de los tiempos de respuesta por los Estados a 48 horas (Artículos 6, 10, 11, y 13) plazo que pueden reducirse a varias horas con el chantaje adecuado; fuentes secretas de información (Artículo 9) que conllevan a la declaración de una emergencia de salud pública (ejemplo: industria farmacéutica, financiadores de la OMS, como GAVI / Gates, o cualquiera que busque hacerse con el mango de la sartén… ); robo de soberanía (Artículo 12) cuando la OMS recibe una información “secreta” sobre una supuesta emergencia de salud pública, el Director General podría (no debería) consultar con el Comité de Emergencia y el Estado miembro, por lo que en la práctica puede declarar de forma unilateral una emergencia de salud pública internacional. En resumen, la autoridad del Director General sustituye la autoridad de la soberanía nacional y puede imponer sanciones a los Estados; rechazo de enmiendas (Artículo 59), una vez que la Asamblea Mundial de la Salud haya adoptado las enmiendas, un Estado miembro tiene seis meses para rechazarlas. Es decir tiene hasta noviembre del 2022 para efectuar ese rechazo. Si no lo hace en este plazo, deberá aceptar las enmiendas en su totalidad.

Estas enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional, que constituyen una arquitectura global de vigilancia de la salud, se llevan a cabo sin darle la oportunidad real al público de expresar su voz, lo que viola cualquier principio democrático, y como el objetivo del Cartel de la Salud es crear estructuras permanentes del control de las pandemias, ya se trabaja en el correspondiente Tratado.

El segundo asalto a las soberanías nacionales por parte del Cartel de la Salud para hacerse con el control permanente de la gestión de la bioseguridad en el mundo, es precisamente el Tratado de Pandemias. A este fin ya se puso en marcha un órgano de negociación privado (INB) para que elabore y negocie este nuevo tratado. Así podrá extender su poder a todas las naciones, con la golosina de implementar un sistema universal de salud como parte del “Gran Reseteo” de Davos. Ese sistema, es obvio, no tiene nada que ver con la salud, sino con la cifra de negocios del cartel.

Como no podía ser de otro modo, Bill Gates, en calidad de mayor financiador de la OMS, se ha reservado un papel esencial en esta arquitectura de poder. Ya ha puesto a punto un equipo de respuesta a la pandemia para “asistir” a la OMS, oportunamente denominado GERM (inglés) “Equipo de Respuesta y Movilización Global a la Epidemia” que tendrá autoridad para supervisar a los países y tomar decisiones de respuesta a la pandemia, por ejemplo decidir cuándo suspender las libertades civiles para evitar la propagación de una enfermedad.

Tiempo es de entender que Naciones Unidas lleva décadas preparando su gobierno mundial para la apropiación y control total de los recursos planetarios – “recursos humanos” incluidos – lo que requiere dar un golpe definitivo a los Estados Nación, despojándolos de la soberanía poniendo en juego su trio de ases: la deuda, el clima y la salud. Y es que este ente no es el organismo filantrópico de un mundo feliz, sino que constituye la suma de los intereses corporativos más poderosos del planeta. Una mafia experta en usar absolutamente todos los medios para lograr sus fines.

Si como decían nuestros abuelos acertadamente “más vale prevenir que curar”, debemos movilizarnos a niveles masivos para impedir que España apruebe las enmiendas del RSI. Nos quedan tres días más para hacer que nuestras voces le lleguen al gobierno a través del Ministerio de Presidencia y del Ministerio de Sanidad, pidiendo que los delegados españoles voten en contra de las enmiendas propuestas.
____________

dirgabinete@presidencia.gob.es
oiac@mscbs.es

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.